Jerez de la Frontera (Cádiz).- Juan Carlos Gálvez comenzaba este fin de semana su andadura al frente del banquillo del Xerez Toyota Nimauto, y lo hacía con un triunfo a domicilio. Su satisfacción era importante, pues tenía presente que “al final se cumplió la condición de que a entrenador nuevo, victoria segura. Nos encontramos con un partido muy igualado que sabíamos que se nos iba a hacer muy largo y por ello jugamos rotaciones cortas de cuatro o cinco minutos y en esa igualdad conseguimos adelantarnos por 0-2 a mediados de la primera parte. Faltando nueve minutos nos colocamos con cinco faltas y en un error en la salida del balón nos metieron el 1-2 y nos fuimos al descanso con ese miedo de que en fútbol sala cualquier jugada te puede costar un gol”.

En el segundo tiempo, el equipo se puso el mono de trabajo. “Supimos sufrir en los primeros minutos y en una contra hicimos el 1-3. El partido estaba muy controlado hasta que ellos sacaron portero-jugador y en una jugada el árbitro señala penalti. Juanlu paró el lanzamiento pero en la salida del córner, en una jugada que teníamos estudiada, nos hicieron el 2-3”. Esto provocó que de nuevo el equipo volviera a sufrir “pero ellos estaban con cinco faltas y en un robo en el centro del campo Zequi provocó la sexta, que Jorge Mera transformó desde el doble penalti. Ellos volvieron a sacar portero-jugador pero supimos aguantar y estar tranquilos hasta el final. Fue el premio a un partido serio, con mucho desgaste físico y mucho trabajo que nos sirve para ganar el golaveraje”.

A pesar de haber ido siempre por delante en el marcador, Juan Carlos Gálvez admite que “cuando el partido iba 1-2 o 2-3 cualquier error te podía costar el empate y a partir de ahí se habría visto un partido nuevo. Cuando hemos jugado arriba tampoco nos han creado mucho peligro”.

El técnico azulino se mostraba muy satisfecho con el trabajo de todos sus jugadores porque había comprobado que la semana de trabajo había sido muy buena y normalmente eso “se refleja en el partido. El equipo demostró actitud, sufrimiento, ganas y valentía. Tenemos que ir a ganar a todos los campos, somos los cuartos clasificados y no tenemos que tener presión por perder sino por ganar. Sabíamos que veníamos de dos derrotas y era importante esta victoria para la moral del grupo”.

Tras dirigir su primer encuentro desde el banquillo, el entrenador xerecista espera encontrarse una categoría “donde todos los equipos van a hacerse muy fuertes en su campo en lo que queda de segunda vuelta. Los partidos van a estar marcados por la igualdad y tenemos que tener la tranquilidad de saber que no podemos perder los partidos en los primeros cinco minutos ni tampoco vamos a ganarlos. Tenemos que ver un Xerez ordenado, con mucho trabajo, y con la calidad de los jugadores intentaremos seguir sumando”.

El próximo domingo llega un rival que se encuentra en la zona baja de la tabla pero que pondrá “las cosas difíciles. Supongo que vendrá un equipo necesitado de puntos pero tenemos que ser dueños en casa, ser agresivos con el balón y ganar en valentía. Tenemos que salir a dar espectáculo y buscar el primero, después el segundo y después el tercero. Nuestros aficionados tienen que ver que este equipo va a seguir en la misma línea y si puede ser ascendente mucho mejor”.

Comenta esta noticia de Redacción Sur