Internacional.- Que los perros tienen un sexto sentido no se puede comprobar, pero que tienen más corazón y cariño que muchos seres humanos sí.

Una familia de Norte América puede confirmar que su perro Teddy es un ángel de la guarda de su familia, pues gracias a su perro, su pequeño hijo Riley Duffy de cinco años y con síndrome de Down, está vivo.

La historia comienza cuando el pequeño Riley se encontraba jugando al escondite con sus hermanos mayores y este decidió meterse dentro de la secadora de su casa y cerrar la puerta, con la mala suerte de que esta se encendió y empezó a girar.

El perro al darse cuenta del peligro que corría el pequeño, se fue a la planta de arriba donde la madre de Riley se encontraba realizando labores del hogar y empezó desesperadamente a ladrar, la madre y el hermano que se encontraba viendo la televisión, al ver que el comportamiento del animal no era nada normal, fueron hacia el y este salió corriendo hasta la secadora, para que lo siguieran.

Al seguirlo se dieron cuenta de que el niño gritaba dentro de la secadora, la madre rápidamente paro la maquina y saco al niño a tiempo y gracias al perro Teddy, el niño no sufre heridas graves o incluso la muerte, ya que estos aparatos suelen alcanzar altas temperaturas y dejan sin oxigeno el lugar donde se encontraba el pequeño.

Finalmente Rile solo sufrió pequeñas quemaduras y algunas rozaduras.

Comenta esta noticia de Redacción Sur