En Europa el Gordo de Navidad es tan o más famoso que cualquiera de los mejores futbolistas del mundo o que cualquiera de las más populares celebridades del cine universal. Su larga trayectoria y su éxito se deben mucho más que a la pasión por un juego de azar con premios que arreglan las navidades a más de uno.

En su largo historial se reúne una larga cadena de anécdotas y curiosidades que dan para mucho que contar. Ya desde su mismo origen, pasando por difíciles períodos de la historia de España, esta lotería tan esperada cada diciembre es de por sí todo un acontecimiento de repercusiones en todo el continente europeo.

Más allá de las fronteras de España

No es de extrañar que a muchos ciudadanos españoles les parezca increíble que el 22 de diciembre es esperado en otros países de la Comunidad Europea por el sorteo más popular en su propio país. Tanto es así, que hay sitios como aqui donde pueden adquirirse los décimos para no dejar de participar.

Su fama y prestigio internacional la han convertido con el paso de los años en una curiosidad que rebasa las expectativas que quisieran alcanzar otras loterías en Europa y otros continentes.

No solo eso. En toda América son muchísimos los descendientes, parientes o amigos de españoles que no dejan pasar la oportunidad de probar la suerte que puntualmente cantan los niños de San Ildefonso.

Tal vez les parezca difícil creer que en Alemania el Gordo de Navidad goza de mucho interés, y que existen plataformas especializadas al respecto para atraer a los jugadores con facilidades para invertir y explicarles con mucha precisión sobre la manera de jugarlo.

Esto resulta más que un dato curioso y pertenece a la trayectoria de una muy bien ganada fama a una lotería que sigue su exitoso camino hacia los dos siglos de existencia ofreciendo esperanzas y cumpliendo de manera puntual con los felices ganadores.

Las travesuras de los números

En el cálculo de probabilidades sus preferencias escapan o favorecen los intereses de los jugadores. No es de fácil entendimiento pero así sucede. Todo está en el azar y sus caprichos y curiosidades, pero en el caso del Gordo en décimos y billetes debidamente impresos en la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre.

Solo hay que empezar por tener en cuenta que a partir de 2011 entran en juego 100.000 números que van desde el 00000 hasta el 99999, lo que de por sí da una cuenta fantástica para hacerse con un premio.

Pero en el azar y la suerte no hay reglas lógicas y las terminaciones que nunca han sido favorecidas alcanzan las 15. Así como que un solo dígito como el 5 haya sido la terminación más favorecida en 32 oportunidades, y la del 4 y del 6 con 27 veces favorecidas.

Y que un mismo número haya sido el máximo premio o el Gordo, puede parecer más raro, pero ha sucedido. El 15.640 en 1956 y en 1978, y el 20.297 en 1903 y en 2006. Eso significa que la suerte o la pura casualidad se han puesto de acuerdo para beneficiar a fieles o casuales jugadores.

Ciudades con más suerte

Si en todo el territorio español se juega con tanta pasión e interés no pareciera haber ninguna razón de peso para que algunas ciudades hayan sido más favorecidas que otras por el azar en cada Navidad. Pero en contra de cualquier cálculo hay ciudades más afortunadas que otras.

Ese tan ansiado Gordo ha favorecido 80 veces a Madrid, 47 a Barcelona, 21 a Valencia, 16 a Sevilla y 15 a Cádiz. Pero no deja de ser sumamente interesante que en una ocasión dos amigos sevillanos fueron favorecidos aunque uno jugó su décimo en Sevilla y el otro en Madrid.

Y si hubiese que establecer una especie de ranking para números afortunados, solo bastaría ahora con pensar en las veces en que ha caído en pequeñas poblaciones de apenas unos 3.000 habitantes y otras pequeñas localidades con una repartición de premios muy interesantes.

Caprichos del azar

Dice la sabiduría popular que la suerte es caprichosa pero hay que buscarla, pero a veces llega sin que se ponga mucho empeño en conseguirla.

En 2009 un extranjero residente en España se ganó el Gordo y de tener una cuenta a 0 pasó a tenerla con 300.000 euros, y eso fue suficiente para resolver en todos los términos su situación en el país.

En otro caso, un ciudadano de Huesca que apenas había apostado 20 euros llegó a ganar 400.000 euros y solo se enteró días después por la alharaca que formaron muchos de sus vecinos en el puesto de venta favorecido. Entonces supo que era el ganador, cobró al día siguiente y el resto de esa historia pertenece a lo más inolvidable de la historia del Gordo.

Como es caprichosa la suerte, llega o muy tarde o muy temprano. Si se tiene en cuenta que el Gordo de Navidad dura entre tres y cuatro horas, no deja de sorprender que en el año 2004 cayó en apenas 13 minutos. Y por el contrario, en 1990 cayó faltando 8 minutos para que terminara la larga jornada del sorteo.

Como puede verse, las curiosidades y rarezas de la lotería más famosa del mundo dan para mucho y sobre todo para probar la suerte jugándola.