Hoy 20 de Diciembre y coincidiendo con el 46 aniversario del asesinato del ex presidente del gobierno Luis Carrero Blanco por mano de la banda terrorista ETA, aparece un ramo de flores con los colores de la bandera Española, en la calle que lleva su nombre en la urbanización de VistaHermosa de El Puerto de Santa María, donde solía veranear con su familia.

Se desconoce quién colocó ese ramo de flores, pero a primera hora de la mañana de hoy, en la placa que lleva su nombre en dicha calle, aparecia ese ramo de claveles con los colores de la bandera Española, para recordarlo en su 46 aniversario de su asesinato.

Luis Carrero Blanco, fue presidente del Gobierno de España en la época franquista desde 9 Junio al 20 de diciembre de 1973.

El Asesinato de Carrero Blanco

El asesinato de Carrero Blanco, también conocido por su nombre en clave «Operación Ogro», fue perpetrado por la banda terrorista ETA el 20 de diciembre de 1973, siendo este presidente del gobierno de España. El asesinato provocó un hondo impacto en la sociedad española de la época, ya que suponía el mayor ataque contra el régimen franquista desde el final de la Guerra civil española en 1939.

La desaparición de Carrero Blanco tuvo numerosas implicaciones políticas, en un momento en que se hacía evidente la decadencia física del dictador y con ello, el agravamiento de los primeros signos de descomposición del aparato franquista que se venían manifestando en los últimos años.

​ Los sectores más inmovilistas del franquismo, el denominado «búnker», salieron reforzados de este suceso y lograron influir a Franco para que nombrará como sucesor de Carrero a un miembro de la línea dura, Carlos Arias Navarro. Por su parte, con este atentado la organización terrorista ETA dio un salto cualitativo en sus acciones armadas y se convertía así en uno de los principales actores de la oposición al franquismo.

El régimen le otorgó, póstumamente, el título de duque de Carrero Blanco.

A pesar de que las autoridades iniciaron una investigación para aclarar los hechos, el caso quedó archivado al comienzo de la Transición y nunca se esclarecieron del todo las circunstancias. Los autores del atentado tampoco llegaron a ser juzgados por estos hechos y tras la muerte de Franco se beneficiarían totalmente de la amnistía concedida en 1977.

Placa en recuerdo a Carrero Blanco en el lugar donde sufrió el atentado que acabó con su vida.

La complejidad del atentado y su cercanía con la Embajada de los Estados Unidos hizo sospechar que tal vez otras organizaciones estuvieran implicadas, estando la CIA y su jefe de estancia en España González Mata, entre las más mencionadas,​ lo que fue desmentido por los autores del atentado.

En el año 2008 se desclasifica una nota de la Embajada de los Estados Unidos en Madrid al Departamento de Estado del Gobierno de los Estados Unidos en el que se afirma que El mejor resultado que puede surgir… sería que Carrero desaparezca de escena, con posible sustitución por el general Díez Alegría o Castañón.

El hecho de que durante la Guerra de Yom Kipur —octubre de 1973— Carrero Blanco impidiera a los Estados Unidos usar las bases estadounidenses en territorio español llevó a la agencia soviética TASS a declarar que la CIA había asesinado a un político franquista de tendencia nacionalista que se niega a entrar en la OTAN y a cumplir ciegamente las órdenes de Washington.

La única persona que supuestamente vio la cara al conocido como «hombre de la gabardina blanca» que entregó los horarios y rutas de Carrero Blanco, en el hotel Mindanao de Madrid, fue José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, quien murió en 1978 a manos de una organización ultraderechista terrorista, el Batallón Vasco Español.