• La formación magenta se une a las reivindicaciones de Marea Amarilla y Granada en Marcha.

Granada.- El pasado domingo 12 de Febrero de 2017, la Marea Amarilla y Granada en Marcha movilizaron a la ciudad de Granada para protestar por el clamoroso maltrato ferroviario dispensado a la capital. Iniciadas las reivindicaciones por la Marea Amarilla, asociación vecinal de la Chana, exigiendo un soterramiento del AVE Antequera-Granada recogido ya en el Plan General de Ordenación Urbana de 2001 y acordado en una Declaración de Intenciones entre administraciones públicas y Adif firmada por las partes en 2008, las constantes contradicciones oficiales al respecto han obligado, en buen sentido ciudadano, a amplificar a mayores su justo malestar social con la adhesión de Granada en Marcha y su reivindicación de la línea férrea Jaén-Granada-Motril, cuyo proyecto inicial data de 1864.

Dado el incuestionable interés socioeconómico de ambos proyectos de desarrollo, UPYD-Andalucía se siente, pues, en la obligación de apoyar las justas reivindicaciones populares por la importancia de la segunda universidad más antigua de España, por la pujanza socioeconómica del área metropolitana más grande de Europa (51 municipios incluyendo a la capital), por la creciente oferta de la estación invernal más concurrida del sur de Europa, por la creciente demanda hostelera en la ciudad con el monumento más visitado de España, la Alhambra, y por su ubicación privilegiada en el eje estratégico Madrid-Motril.

Fernando María García Climent, coordinador territorial de UPYD-Andalucía, alega que la reconversión de la actual estación de ferrocarril de Avda. de los Andaluces en terminal AVE, a más de incardinar dicha infraestructura de comunicación en el centro mismo de la ciudad, implica “la eliminación urbanística de la falla geográfica que supone el tramo ferroviario La Chana-Sagrada Familia por razones de seguridad vial y salubridad ambiental; máxime cuando el soterramiento de dicho tramo implicaría el rescate de hasta 100.000 m2 de suelo urbanizable a invertir como retorno financiero de la obra”.

Por otro lado, Climent lamenta “el abandono efectivo de la explotación de la línea férrea ‘Estrella de Moreda’”, así como “la última intención ministerial de truncar el Corredor Ferroviario Mediterráneo en la ciudad de Valencia”, con su desvío directo hacia Madrid, además de sumir a la ciudad de Granada en “el más absoluto aislamiento ferroviario” presupone el cortocircuito del desarrollo económico de Jaén, el abandono de la excelente idea infraestructural europea de Corredor Ferroviario Mediterráneo hasta la ciudad de Algeciras y la hipoteca del estratégico desarrollo mercantil del Puerto de Motril que “ha estado presente en los planes estratégicos nacionales desde el s. XIX”.

Comenta esta noticia de Redacción Sur