• Save the Children valora el esfuerzo del Gobierno al aumentar los recursos previstos para la infancia en situación de vulnerabilidad de cara a este verano, a través del plan de choque contra la pobreza infantil anunciado hoy y que estará dotado con 10 millones de euros.

La ONG demanda, sin embargo, mayor inversión y a largo plazo para poder conseguir una reducción real de las tasas de pobreza infantil, que afecta al 31,3% de los niños en España. “Esperamos que las medidas propuestas, aún aquellas que responden a una emergencia estacional, se consoliden en el tiempo, y también en el presupuesto. Disposiciones como las que contempla el plan de choque para la lucha contra la pobreza infantil tendrán impacto positivo si tienen continuidad y se afianzan como parte del sistema de protección a la infancia”, afirma Andrés Conde, director general de Save the Children.

La crisis económica ha afectado con más dureza a los menores de 18 y la tasa de pobreza infantil sigue siendo mucho más alta que la del resto de la población, en concreto 4,7 puntos. “La pobreza infantil solo puede combatirse con inversión y los niños han sido los más olvidados en los Presupuestos Generales del Estado de los últimos años. Es urgente dotar los planes de lucha contra la pobreza infantil del presupuesto necesario si no queremos ver cómo los niños y niñas más vulnerables siguen heredando la pobreza de sus hogares”, añade Conde.

La ONG pide que se pongan en marcha las siguientes medidas con carácter prioritario y de urgencia:

  • Mejorar la prestación por hijo a cargo tanto en cobertura como en cuantía, hasta los 100 euros mensuales, revisando el cálculo de la renta familiar que permite acceder a la prestación, con un aumento del 50% de la cuantía para las familias monoparentales.
  • Impulsar una certificación a nivel estatal de familias monoparentales, con uno o más hijos a cargo.
  • Aumentar el gasto público en familia e infancia a través de los próximos Presupuestos hasta alcanzar la media europea de 2,4%.
  • Aumentar el gasto público en educación, mejorar su capacidad inclusiva y equidad y, en particular, priorizar tres ámbitos de políticas educativas: la educación de cero a tres años, las becas y la lucha contra la segregación escolar.
  • Garantizar mediante ley la protección de las familias con hijos frente a los desahucios.
  • Fortalecer las políticas de prevención y promoción de la salud con un enfoque de infancia, incluyendo la salud mental.
  • Mejorar la Encuesta de Condiciones de Vida, el principal instrumento estadístico para el estudio de la pobreza y la desigualdad, ampliando la muestra y permitiendo un mejor seguimiento de las necesidades de la población y del impacto de las políticas sociales.
Comenta esta noticia de Redacción Sur