Cádiz (Jerez de la Frontera).- Atendiendo a la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, Podemos Jerez exige al Gobierno Municipal del PSOE que gestione la inmediata retirada del cartel anunciador, en la Ronda de los Alunados, del prostíbulo del Puerto de Santa María, donde se muestra a las mujeres de manera denigrante y explícita como simple mercancía para uso, abuso y disfrute de los hombres.

Las violencias machistas tienen su origen en una intrincada estructura social y cultural con síntomas y señales en muy diversos ámbitos de nuestra vida cotidiana. La flagrante desigualdad existente entre mujeres y hombres no es un producto accidental ni inevitable en la evolución de las sociedades humanas, sino un desenlace y un método interesados contra los que debemos luchar con ahínco.

En pleno siglo XXI, sólo en España y en el pasado año, se alcanzó la escandalosa cifra de 106  mujeres asesinadas, 44 a manos de sus parejas y ex-parejas (feminicidio.net) y los últimos estudios muestran la alarmante utilización de prostíbulos como fin de fiesta del ocio de muchos hombres jóvenes. Esta normalización la explotación sexual de las mujeres y la desigualdad de género, que aparece en múltiples formatos audiovisuales, llega a su expresión más descarada en carteles expuestos en plena calle por parte de ”empresarios de la industria del sexo”, eufemismo de una explotación sexual al servicio del machismo.

La publicidad de algunas empresas olvida con demasiada frecuencia los límites morales y éticos que deben regir todos los ámbitos de la actividad de las personas; y en este caso, sin importarles que sea paso asiduo de niñas y niños que leerán textos aberrantes como “Nueva gerencia, ¡pero las putas son las mismas!”, promueve un modelo de fácil “aprendizaje cultural” para los menores, que fomenta la práctica y uso de la prostitución a una edad temprana.

Además consideramos que va en contra de la protección de menores en referencia a la Ley General de Publicidad, ya que el cartel es de exposición pública, afianzando así que estos patrones de desigualdad y opresión del género femenino se difundan constantemente a través de los medios de comunicación, en sus innumerables variantes y soportes tecnológicos, perpetuando una sociedad patriarcal llena de violencias machistas.

Comenta esta noticia de Redacción Sur