Uno de los errores más comunes a la hora de organizar una boda es pensar que la música es un elemento secundario, un detalle menor del que alguien se encargará de resolver a última hora. Lamentablemente, lo que ocurre después, es que lo que podría haber sido un evento espectacular y digno de recordar, acaba siendo una boda más, en la que un tren de primos borrachos, con sus correspondientes corbatas en la cabeza, menean su cuerpo a ritmo de “Paquito el chocolatero” mientras que el acople de los cutres altavoces hacen que el resto de invitados prefieran salir al exterior para hablar y poner a salvo sus oídos.

En una boda, la música es algo fundamental. No solo en el baile nupcial o a la hora de las copas. La música recibe a los invitados, los acoge cuando llegan, los invita a bailar. La música crea el ambiente emocional necesario y dota de sentido cada momento álgido de la ceremonia. Sin olvidar que es la fuente de diversión cuando ya han pasado los formalismos y llega el momento de desmelenarse y disfrutar. Porque todos sabemos que una boda es una celebración, una fiesta, y no existe fiesta sin música. De hecho, el nivel de la fiesta lo pone directamente el nivel de la música que en ella suena. Quien dice nivel, dice calidad. Calidad que sólo sabe ofrecer una buena orquesta para bodas profesional.

Todos tenemos el amigo que se ofrece para poner música con el equipo que alquila su cuñado para eventos. Y puedes pensar: “Ok. ¿Total, qué más da que la música la ponga uno u otro?”. Pero es un error pensar así. Las orquestas profesionales pueden orientarte a la hora de preparar un repertorio adecuado. Van a tener en cuenta tus gustos y el de tus invitados, así como el ambiente que te gustaría generar en el día más importante de tu vida. Porque al fin y al cabo, el día de tu boda es un día que te gustaría recordar, y te gustaría que tus invitados también lo recuerden como un día especial, y créeme, en esto, la música juega el papel más importante.

Muchos no tienen en cuenta las ventajas que supone contratar a una orquesta profesional, o se piensan que pueden salir demasiado caras. Mi consejo es que antes te informes, ya que las orquestas para bodas pueden hacer distintos presupuestos y paquetes de servicios adaptados a cada cliente. Elige una orquesta. No renuncies a una boda con música en directo.

Comenta esta noticia de Redacción Sur