Para la Asamblea Nacional Andaluza, Ceuta y Melilla, así como el Peñón de Gibraltar,  son parte del territorio andaluz “desde hace siglos”, y reclaman la convocatoria de un referéndum no vinculante “para conocer la posición de los habitantes de cada una de las tres ciudades sobre la posibilidad de integrarse nuevamente en Andalucía, que así recuperaría la integridad del territorio andaluz en su flanco sur”.

“En consecuencia, planteamos y solicitamos a las autoridades andaluzas, españolas e inglesas, la necesidad de ir viendo la forma de revertir esta situación, para lo que proponemos, con el acuerdo de las tres administraciones, la celebración de sendos referéndums, en esta ocasión no vinculantes”, plantean reivindicando los tres territorios como parte inherente de Andalucía apelando a la historia: “En Asamblea Nacional Andaluza hemos comprobado que las ciudades de Ceuta, Melilla y Gibraltar, son parte integrante del territorio andaluz, desde hace siglos. Concretamente, la ciudad de Ceuta, desde el momento de la caída del Imperio romano, mantuvo una relación estrecha con la que había sido provincia Bética, que aún seguía siendo conocida con ese mismo nombre, y se integró plenamente durante la dominación del Reino godo de Toledo y la formación del Emirato y el Califato de Córdoba. Para la Asamblea Nacional Andaluza, Ceuta “solamente estuvo separada administrativamente de Andalucía durante un corto espacio de tiempo, siendo recuperada tras la asunción de la corona portuguesa por el rey Felipe II”.

El caso de Melilla, matizan, es diferente, pues la pertenencia de la ciudad autónoma hermana es más reciente, “pero es anterior a la creación del Califato de Marruecos, formado en el siglo XIV, tras la definitiva caída del imperio Benimerim, pues fue recuperada y reconstruida por Abderramán III”, argumentan.

Los nacionalistas andaluces insisten en que las ciudades autónomas sólo dejaron de formar parte de Andalucía, “administrativamente”, a partir de 1982, “por voluntad expresa de una mayoría de parlamentarios, contra el parecer de los habitantes de ambas orillas del Mediterráneo”. “Y lo fue por cuestiones puramente de controversia política, porque, incluso, se llegó a hablar por una parte de esos parlamentarios de la “devolución a Marruecos”, hecho imposible, porque ninguna de las dos ciudades ha formado parte nunca del actual reino marroquí”, recuerdan, califivand la situación de “anómala”, ya que “las tres han formado parte del territorio andaluz durante siglos, hasta el punto de que Ceuta estaba integrada en la provincia administrativa de Cádiz y Melilla en la de Málaga”.

Y en lo que respecta a Gibraltar “poco cabe decir”, afirman desde la ANA, ya que, datan, “forma parte del Imperio británico desde los acuerdos de Utrecht, con las limitaciones impuestas  en dichos acuerdos, en lo referente a extensión, aguas territoriales y a la imposibilidad de soberanía, entre otros.

Comenta esta noticia de Redacción Sur