• El portavoz del grupo municipal de Cs en el Ayuntamiento de Granada considera que “la evidente falta de coordinación entre las instituciones es la responsable de que los granadinos terminen pagando la falta de acuerdos”

Granada.- “Es alarmante ver cómo predominan los intereses partidistas en las instituciones y somos conscientes de la falta de soluciones y medidas efectivas para la reordenación de la movilidad que mejoren esta ciudad”. Así lo ha asegurado el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Granada, Manuel Olivares, tras la comparecencia ayer de la delegada de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía en Granada, Mariela Fernández-Bermejo, para explicar los pormenores de la entrada en funcionamiento del metro en la capital y el área metropolitana.

“El metro nos ha costado a todos los andaluces cerca de 35 millones de euros por cada kilómetro y ha sido una obra que se ha prolongado durante más de nueve años por culpa de continuos retrasos y que ha afectado a más de 1.200 comerciantes con el cierre de sus locales”, ha expuesto Olivares, quien ha valorado que, además de los costes globales económicos, hay que pensar en los componentes de rentabilidad medioambiental y social que también se han visto afectado en este tiempo y que sobre el que habría que señalar los responsables por los daños irreparables sufridos.

El portavoz ha puesto de manifiesto que “la evidente falta de coordinación entre las instituciones en cuestiones relativas a la movilidad es la responsable de que al final tengan que ser los granadinos quienes terminen pagando” y ha apremiado al equipo de gobierno a “hacer un buen uso de una herramienta como el Observatorio de la Movilidad” para estudiar “cuanto antes” las necesidades que debe tener el nuevo sistema de movilidad y adecuarlas a la situación: “Debemos buscar un modelo integrado de transporte para la capital y su área metropolitana, de manera que sea posible garantizar la funcionalidad buscando el mayor equilibrio entre la calidad del servicio ofertado y el techo de déficit asumible por la ciudadanía y buscar los mayores ratios de bienestar social”.

En este sentido, Olivares ha apostado por un modelo de ciudad “optimizado” y con la “complementariedad eficaz de los sistemas de transporte”, evitando caer en errores de redes de transporte sobredimensionadas y con servicios que se superpongan y solapen ofertas.

Comenta esta noticia de Redacción Sur