Sevilla es uno de los destinos turísticos más populares en España, y es que se trata de una ciudad que representa miles de tendencias que son carne de cañón para los turistas, pero también para sus habitantes. La fusión de diferentes culturas ha dejado un legado artístico, gastronómico y cultural que hace que quien visita esta ciudad, se le haga difícil marcharse de allí.

Si estás pensando en hacer un escapada a la ciudad el Guadalquivir y no sabes por dónde empezar tu viaje, Nervis Villalobos nos enseña parte del Sur de España para que podamos ir abriendo boca, sin perdernos lo que vamos a poder disfrutar en nuestra estancia en Sevilla.

La Giralda, el monumento sevillano más representativo

Si hay algo que sea imprescindible visitar en nuestra escapada a Sevilla se trata de la Giralda. Se trata de una torre que se ha convertido en el símbolo de la capital andaluza y es que es uno de los monumentos árabes que más se conocen en el mundo entero.

Si vas a visitar esta atalaya herencia de la cultura árabe, te recomendamos que lo hagas de forma tranquila y puedas disfrutar tanto del interior de la giralda, como también de sus vistas. Te advertimos que la subida es algo costosa, pero las panorámicas de la ciudad que podrás disfrutar te harán olvidar el esfuerzo.

Por otra parte, no olvides que la visita a la Giralda está incluida en la visita a la catedral, y podremos disfrutar de una experiencia única de más de 97 metros de altura que no olvidaremos. Supondrá un auténtica falta en nuestro expediente, si vamos a Sevilla y no nos acercamos a disfrutar de la giralda.

La plaza de España, uno de los lugares más bonitos de Sevilla

Situada en el parque Maria Luisa, la plaza de España es uno de los lugares más impactantes de la ciudad y es precisamente su belleza lo que lo hace tan especial. Además, la plaza de España de Sevilla ha sido escenario de conocidas películas como Lawrence de Arabia o El Ataque de los Clones, de la conocida saga Star Wars.

Se construyó en 1929 para la Exposición Iberoamericana por el arquitecto sevillano Aníbal González, quien quiso representar mediante la forma de la plaza, el abrazo entre la antigua metrópoli y sus colonias.

Esta plaza se trata de uno de los tesoros de la cultura española que ha albergado a una gran cantidad de turistas durante estos años que se han quedado impresionados al poder disfrutar de la belleza de una de las plazas más hermosas del país.

La Torre del Oro

Junto con la Torre de la Plata, formaba parte de una muralla que defendían el Alcázar. Se trata de otro de los monumentos emblemáticos de la ciudad de Sevilla, y uno de los lugares que no nos podemos perder en nuestra visita a esta ciudad sureña.

Con respecto a su nombre se han barajado varias hipótesis, como que se debe a que tenía funciones de almacén de oro, pero lo cierto es que se llama Torre del Oro debido al brillo que tiene y cómo se refleja en el río.

Según cuenta otra leyenda, se supone que la Torre del Oro servía para albergar a las mujeres que el Rey Pedro I el Cruel cortejaba, mientras su mujer habitaba en el Alcázar.

Real Alcázar de Sevilla

Se trata del Palacio Real que se ubica en la ciudad y que, además, es el que más en activo ha estado en Europa. Es un representante del arte mudéjar andaluz, donde destaca el Patio de las Doncellas o la Sala de los Reyes.

También destacan los jardines del Alcázar donde podemos encontrar desde fuentes a naranjos, separados por varias terrazas y con detalles tanto árabes como renacentistas y modernos. Se trata de un lugar idílico, que ha servido de escenario para películas o series como Juego de Tronos.

El Barrio de Triana

Una de las zonas más emblemáticas de la ciudad de Sevilla se encuentra al oeste de la ciudad y se conoce como el barrio de Triana. Su fama se debe a ser cuna de innumerables artistas como bailaores, cantaores y toreros, y es que el flamenco está vivo por las calles de Triana. Entre las numerosas celebridades podemos destacar a Antonio Canales, Isabel Pantoja, o María Jiménez, entre muchas otras.

Entre los lugares más destacados del barrio encontramos el Puente de de Isabel II, que también se conoce como Puente de Triana y tiene la importante misión de unir el barrio con el centro de Sevilla. El turismo más joven encontrará su lugar en la calle Betis, un enclave lleno de vida de noche y de día donde los más jóvenes disfrutan de la vida en la calle sevillana.

Comenta esta noticia de Redacción Sur