Todos hemos oído hablar de la avena y, de hecho, muchos de nosotros ya la hemos incorporado a nuestra dieta de un modo u otro o conocemos a alguien que lo ha hecho. Todo un acierto sin duda: la avena, en cualquiera de sus variedades, tiene unas características fantásticas que nos aportan un montón de beneficios y propiedades. ¿Quieres saber más sobre ella? En nuestro artículo de hoy te vamos a hablar concretamente sobre el salvado de avena, un tipo de cereal que te va a ayudar mucho si lo incluyes en tu dieta desde YA.

¿Qué es el salvado de avena?

El salvado de avena es un alimento que se deriva de la propia avena, un cereal que a su vez forma parte de la composición de muchos otros alimentos. Sin embargo, aunque procede del mismo sitio, no es lo mismo avena que salvado de avena. Digamos que es uno es una variante del otro y, aunque evidentemente comparten muchísimas características, tiene sus propias particularidades.

El salvado de avena es en realidad los restos del grano refinado de la avena e incluyen todas las propiedades que se eliminan de la avena cuando se realiza este proceso de refinamiento. Y es que en este cereal, todo se puede aprovechar y el propio salvado de avena, por sí solo, tiene muchas propiedades que no debemos desperdiciar.

Beneficios y propiedades del salvado de avena

¿Quieres conocer los beneficios y propiedades del salvado de avena? Te los resumimos a continuación.

Por un lado, el salvado de avena es muy popular entre quienes quieren adelgazar. Y es que gracias a su alto contenido en fibra, el salvado de avena nos ayuda a bajar de peso, además de mantenernos hidratados, ya que nos dará bastante sed y nos incitará a beber mucha agua. En relación con esto, también es saciante, algo imprescindible que debemos buscar en los alimentos si no queremos asaltar la nevera entre horas y necesitamos controlar nuestra ansiedad por comer.

Pero, además de para una cuestión estética, el salvado de avena también nos ayuda con nuestra salud. Por ejemplo, controlando el colesterol y la diabetes. Nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangra y a reducir el colesterol alto. Para estos propósitos, los médicos recomiendan tomar entre 25 y 100 gramos diarios de este alimento. Sin embargo, si lo quieres tomar por una cuestión de salud, te recomendamos que sea un médico o un nutricionista quien evalúe cuál es la mejor cantidad para ti.

Por último, el salvado es muy bueno para regular el tránsito intestinal. ¿Para qué nos puede servir esto? Fácil: nos ayuda a luchar contra el estreñimiento, aliviar los dolores estomacales y favorecer las digestiones. Además, también es un excelente remedio para prevenir las hemorroides. ¿Por qué? Por su riqueza en fibra que ya hemos mencionado anteriormente. Y es que a veces, las hemorroides aparecen por una excesiva presión en el recto cuando no podemos evacuar correctamente. Para ello, una dieta rica en fibra nos será muy útil.

¿Cómo consumir el salvado de avena?

La forma más sencilla de consumirlo es añadir un puñadito en nuestro yogur o ensalada. También, podemos hacer un batido de salvado de avena o leche de avena, utilizando el salvado en lugar de los copos.

¿Te animas a probarlo?

Fuente: actitudsaludable.net

Comenta esta noticia de Redacción Sur