La principal sospechosa de la muerte del pequeño Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, ha sido detenida este fin de semana en la provincia de Almería, lo que ha hecho a la Guardia Civil examinar su entorno y sus circunstancias, incluso del pasado.

Según informa El País, los investigadores estiman que Quezada podría ser la única responsable de la muerte de Gabriel, por lo que habría actuado sola en este caso desde el primer momento.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad han encontrado un caso en su pasado que ahora han decidido revisar, por si su presencia hubiera tenido algo que ver al respecto.

Se trata de la muerte de una menor de cuatro años en Burgos a la que Ana Julia cuidaba (tanto a ella como a su hermana) durante una etapa anterior en la que residía en la localidad castellana. Siempre según el mencionado medio citando a vecinos de la familia afectada por aquella tragedia, dicha muerte fue considerada accidental tras caer la pequeña por una ventana, pero ahora se revisará lo ocurrido, por si existiese vinculación alguna.

Quezada no fue considerada sospechosa en ese caso, y ni siquiera se precisó si se encontraba en la vivienda en el momento del fallecimiento, cosa que se desconoce hasta la fecha. Ahora, no obstante, se tratará de obtener más detalles acerca de lo ocurrido.

Fuente: Ecodiario.es

Comenta esta noticia de Redacción Sur