La contaminación del agua es un riesgo para la salud y para la calidad de vida.

198

El  agua es el componente más importante para la vida, tanto para el ser humano como para los demás animales y seres vivos que hay en la tierra. Pero nos harían falta apenas unos litros de agua para nuestra existencia, los justos para beber, hidratarse, asearse, regar las plantas etc. En cambio se abusa de este rico elemento en detrimento de la propia especie y en deterioro de nuestra existencia así como la del resto de habitantes de este planeta.

Nadie duda del valor del agua en la vida de los seres vivos, la supervivencia de casi todos los que viven en el planeta depende de ella. La existencia sin agua es improbable, el 70% de la extensión de la Tierra está cubierta de agua, de hecho es el único planeta del sistema solar donde el agua perdura en estado sólido, líquido o gaseoso en la superficie.

Los seres humanos estamos formados por un 70% de agua, y la empleamos a diario de muchas formas durante toda la vida.

La utilizamos para el consumo humano (Beber, cocinar y procesamiento de alimentos), limpieza personal y general, cultivo de cualquier tipo de vida acuática, agricultura, industria, transporte de desechos etc.

Nuestros ríos y lagos, nuestras aguas costeras, marítimas y subterráneas, forman recursos inestimables que es necesario preservar.

De aquí parte la importancia de los análisis de aguas que se hacen imprescindibles para mantenerla cuidada y en perfectas condiciones. Probablemente la más importante sea la que se usa para consumo humano, pero no es la única, todas las demás, cada una dependiendo del uso que se le dé necesitan unos cuidados. Hoy la contaminación del agua es un peligro para la salud de los seres vivos y para la calidad de vida.

El agua garantiza la existencia de todos los entes, sin embargo su escasez y su contaminación están provocando que millones de personas tengan un acceso deficiente a este bien tan necesario.

Los análisis de aguas potables se hacen necesarios y muy en especial la que se usa como consumo humano. El consumir agua contaminada puede ser un gran problema para la salud llegando a producir la muerte, con enfermedades mortales como diarreas agudas. De hecho según un informe de la ONU mueren más personas por enfermedades relacionadas con el agua contaminada que por cualquier forma de violencia, incluidas las guerras.

La organización Mundial de la Salud (OMS) define el agua contaminada como aquella cuya estructura haya sido trastornada de modo que no reúna las condiciones para el uso que se le hubiera dado en su estado original.

Podemos diferenciar dos tipos de contaminación, la natural, es la que existe siempre causada por restos de animales, vegetales, minerales y sustancias que se diluyen cuando los cauces de agua traspasan diferentes terrenos. La artificial,  esta surge a medida que el hombre interactúa con el medio ambiente, nace con la impropia multitud de las poblaciones y como consecuencia del gran aumento, desmesurado y sin control de las industrias. La basura, los desechos industriales y las aguas residuales, son algunos de los principales contaminantes del agua.

Pero no solo tenemos que analizar y mantener en perfecto estado el agua que consumimos. En cuanto llega el calor las piscinas y los parques acuáticos se atiborran de gente, y es muy importante salvaguardar la propiedad de las aguas que allí se usan, ya que es fundamental para la salud pública. El análisis de aguas de piscina se hace indispensable para mantenerla en perfectas condiciones y prevenir posibles afecciones. Virus, inflamaciones cerebrales producidas por parásitos, complicaciones en el sistema nervioso central, en los ojos, trastornos en los oídos, en las vías respiratorias o hemorragias intestinales pueden ser algunos de los efectos de meternos en el agua de una piscina que está contaminada.

Toda el agua que utilizamos en la gran mayoría de las actividades diarias como puede ser el cocinar, el bañarse, el ir al baño, los residuos urbanos y los industriales y todas las que terminan contaminadas por el aprovechamiento humano, se convierten en aguas excedentes. Por esto se hace necesario el análisis de aguas residuales, pues si no se trata de una manera adecuada, estas liberan sustancias muy tóxicas para las salud de las personas.

Para tratar estos residuos lo primero es determinar dicho vertido, es decir saber lo que contiene para luego poder emplear el plan de gestión que corresponda, y esto comienza por un análisis de dichas aguas.

Como podemos apreciar el agua puede ser un origen muy importante de expansión de enfermedades. La que se bebe, la que se ingiere conjunta con otros alimentos, la que se emplea para el aseo o la que se utiliza en zonas recreativas. Por ello se debe tomar las prevenciones eficaces para prevenir los riesgos.

@RedacciónSur
Redacción Sur es un medio de comunicación independiente sin fines políticos ni religiosos. Puede contactar con nosotros en gabineteredaccionsur@gmail.com
×
@RedacciónSur
Redacción Sur es un medio de comunicación independiente sin fines políticos ni religiosos. Puede contactar con nosotros en gabineteredaccionsur@gmail.com
Comenta esta noticia de Redacción Sur