Comunicado.- Ante la convocatoria de nuevas movilizaciones que trascienden a lo local y que se se han convertido en una vía de defensa de la sanidad pública, Iniciativa del Pueblo Andaluz pone de manifiesto lo siguiente:

1º. Existen razones de sobra para movilizarse a favor de una sanidad pública de calidad. Solo hay que mirar a nuestro alrededor, para comprobar como la sanidad pública viene sufriendo, desde hace mucho tiempo, ataques furibundos, que solo pretenden traspasar el actual sistema público de salud a un sistema privado que permita a los sectores financieros convertir la salud de las personas en un pingüe negocio

2º. La sanidad pública ha sido el objeto preferido de los recortes puestos en marcha por el gobierno del Partido Popular. Desde la llegada al poder del gobierno Rajoy, la sanidad ha sufrido unos recortes masivos, tanto en personal, como en prestaciones, esto es conocido por la población (el copago farmacéutico, la retirada de derechos de emigrantes e incluso de personas españolas que se han visto obligadas a salir de España, la eliminación de personal sanitario, la privatización de hospitales y de servicios auxiliares, etc). Con la excusa de la crisis estafa que padecemos, los recortes en la sanidad pública, provocados por las políticas de austeridad, han provocado una profunda falta de equidad en la sociedad española, en general y en la andaluza, en particular.

3º. Las carencias del sistema público de salud en Andalucía se han profundizado en estos años. Una mala gestión de los recursos escasos, con un estilo clientelar, distante y oscuro de hacer las cosas, así como el abandono por parte de Susana Díaz de sus obligaciones como Presidenta de la Junta de Andalucía, en su permanente lucha por hacerse con el control del PSOE,  ha provocado que la situación del sistema público de salud andaluz esté padeciendo un atasco actualmente que ha provocado la indignación de la sociedad civil, que primero en Granada y con mucha fuerza y posteriormente en Huelva y Málaga y ahora en Sevilla, la gente salga a las calles a poner de manifiesto el malestar que esta situación produce en la vida de las personas.

4º. Las movilizaciones tienen un carácter civil, sindical y político a la vez. Es cierto que las movilizaciones actuales tienen una carácter cívico de manera inicial, pero ello no elimina que los sindicatos y los partidos políticos tengan una presencia necesaria en las mismas. No obstante, es necesario actuar de manera cercana, humilde, de apoyo y dando protagonismo a las personas. En ese sentido se puede y se debe apoyar estas movilizaciones, pero no se deben instrumentalizar a favor de ninguna orientación. El bien común debe estar por encima de las intervenciones partidarias, las instituciones deben estar pendientes de las propuestas que se plantean y abrir la participación de manera real para encontrar las soluciones más viables y consensuadas posibles.

Por todo ello Iniciativa del Pueblo Andaluz apoya las movilizaciones del próximo 15 de enero; así mismo convoca a todas las personas que hagan visible su posición en defensa de la SANIDAD PÚBLICA ANDALUZA DE CALIDAD.

Comenta esta noticia de Redacción Sur