El perfil que todo profesional debe tener para realizar un MBA

Los emprendedores o los medios y altos cargos de empresas o corporaciones suelen ser las personas más tentadas a realizar este tipo de estudios superiores

227

El mundo empresarial y de los negocios ha evolucionado a grandes pasos en los últimos años. Tanto la revolución tecnológica como la necesidad de crear nichos de mercado y estrategias han influenciado en el surgimiento de un nuevo perfil mucho más capacitado y formado en temas empresariales. Tanto es así, que múltiples universidades, facultades o Escuelas de Negocios han impulsado una gran cantidad de MBA (Masters of Business Administration) para poder llenar todos los huecos de las nuevas demandas de mercado. Pero ¿a quién va dirigido un MBA?

Ciertamente, estos programas van dirigidos a todo aquel que quiera mejorar y fortalecer sus competencias profesionales, pero sobretodo a aquellos que tengan un cierto nivel de experiencia en cualquier sector y que desarrollan su actividad tanto como responsables de área o sector como altos y medios cargos en una empresa. Empresarios, directivos, licenciados o perfiles técnicos son los colectivos que más demandan este tipo de formación especializada en gestión empresarial y cuyo objetivo es mejorar su trayectoria.

¿Qué beneficios tiene cursar un MBA? Desde escalar posiciones dentro de la propia empresa hasta ver retribuido económicamente el esfuerzo mediante el incremento de responsabilidades

Esto es debido a que, actualmente, quien se permite la formación de un MBA goza de un cierto prestigio y más reconocimiento tanto a nivel académico como laboral, hecho que anima a muchos profesionales a elegir esta opción. Por lo tanto, es bastante frecuente que personas que ocupan puestos calificados tomen en consideración este tipo de estudios para poder escalar posiciones dentro del organigrama empresarial, para ver incrementada su responsabilidad – y su sueldo – y, en definitiva, para crecer tanto personal como profesionalmente.

Lo mejor de todo es que la formación empresarial es muy versátil y su oferta llega a adaptarse a una gran cantidad de perfiles que pueden pertenecer a sectores o temáticas diferentes. Lo que se busca es que todos ellos tengan las capacidades óptimas para dirigir cualquier proyecto, y que esa efectividad y productividad sea transversal a todos los ámbitos posibles – por aquello de que vivimos en un mundo permanentemente interconectado y globalizado.

Para entrar a formar parte de los estudios de Máster, la condición fundamental es que el alumno en cuestión goce de cierta calificación y formación universitaria previa. No obstante, hay muchos requisitos importantes a la hora de conocer si un profesional va a ser un buen perfil para aprovechar al máximo todo el aprendizaje de un MBA.

Otro segmento empresarial altamente potencial para llevar a cabo este tipo de aprendizaje es el sector de los emprendedores, personas con hambre voraz de herramientas que les permitan ejecutar ideas y tirar adelante sus propios proyectos. Cursar un MBA es quizás una de las maneras más provechosas para ellos de obtener mecanismos para llegar a sus metas, así como a potenciar sus capacidades y generar una confianza en sí mismos que les permitan explotarlas en pro de su propio beneficio. Tales conocimientos pueden ser imprescindibles a la hora de desarrollar cualquier tipo de proyecto empresarial o negocio, debido a la necesidad absoluta de conocer las mejores técnicas para dirigir y gestionar una empresa en cuestión.

Normalmente, esta formación proporciona la posibilidad de que todos estos perfiles (con más o menos experiencia) puedan llevar la teoría a la práctica siguiendo casos reales del mundo empresarial real. Esto es una garantía de futuro, ya que conecta a todos los alumnos con problemáticas reales que van a tener que aprender a afrontar. No en vano, los estudiantes de los MBA son las personas formadas más solicitadas por las empresas para entrar a trabajar en ellas.

¿Qué habilidades y habilidades son las más buscadas en los perfiles destinados a cursar un Master in Business Administration?

Optimismo: Tener una actitud optimista es primordial para todo aquel que quiera dedicarse al mundo empresarial y al sector de los negocios. Gestionar o dirigir una empresa necesita de empeño y positividad en la toma de decisiones, cosa que no significa dejar de ser cautos. Para ser un buen directivo hay que apostar siempre por la máxima excelencia.

Practicidad: Ser prácticos en la toma de decisiones a la par que se domina a la perfección el modo de administrar una empresa, puesto que de ello dependerá que las soluciones a problemas que vayan surgiendo sean buenas o no.

Liderazgo: Es lo más importante a la hora de saber trabajar en equipo y dirigir a sectores y grupos diferenciales. Además, un director general o gestor debe apostar siempre por mantener a la organización unida y velar por los intereses del colectivo, sin perjudicar los beneficios de la propia empresa.

@RedacciónSur
Redacción Sur es un medio de comunicación independiente sin fines políticos ni religiosos. Puede contactar con nosotros en gabineteredaccionsur@gmail.com
×
@RedacciónSur
Redacción Sur es un medio de comunicación independiente sin fines políticos ni religiosos. Puede contactar con nosotros en gabineteredaccionsur@gmail.com
Comenta esta noticia de Redacción Sur