• El Ayuntamiento de Conil apuesta por una mejora continúa de servicios
    en playas, con el objetivo de la Accesibilidad Universal.

El Ayuntamiento de Conil ha puesto en marcha este verano un servicio de asistencia en
el baño para personas con movilidad reducida, o que lo requieran por cualquier otro tipo de circunstancia personal. Para ello se dispone de dos trabajadores y sillas anfibias, situados en la zona dedicada a la movilidad reducida, situada junto al puesto de Socorro de Los Bateles.

Es esta playa la que el Ayuntamiento ha elegido, por sus condiciones, para implantar tanto este servicio como el itinerario completo para el adecuado disfrute de personas que desean disfrutar de las playas, con independencia de sus capacidades técnicas, cognitivas o físicas, proceso que según manifiestan se encuentra permanentemente abierto a mejoras.

A esta zona se accede por la pasarela de madera adaptada, y para iniciar su trayecto,
si llegan en coche, se ha situado en la entrada de los Bateles que tiene disponibilidad de
aparcamiento específico para personas con discapacidad, por lo que se pretende que su
disfrute en la playa pueda ser totalmente autónomo, objetivo que se marcó el Ayuntamiento cuando optó por esta localización.

La zona cuenta también con pérgola para sombra y suelo, módulo de ducha adaptada y
módulo cambiador con camilla hidráulica. Este servicio se puede solicitar en horario de 12.00 a 15.00 h. y de 16.00 a 20 h.

Las sillas anfibias podrán ser asistidas también por familiares, ya que se dispone de
tres en Bateles, y dos más que se desplazan, en función de la disponibilidad y de las
peticiones, entre las playas adecuadas para ello, fundamentalmente Fontanilla y Roche.
Las duchas adaptadas también se encuentran en estas playas.

A estos servicios, dedicados a personas con movilidad reducida, se suman otros
pensados para la infancia o incluso para personas con discapacidad cognitiva, como las
pulseras identificativas, que se pueden recoger en los puestos de socorro.

Todo ello además reforzado por la propia seguridad de las playas, que disponen de
cuatro embarcaciones de salvamento, 9 torretas de vigilancia, dos ambulancias, 4 todo
terrenos, 6 puestos de socorro, 1 puesto de salvamento, 12 socorristas acuáticos, DUEs,
médicos, voluntarios, etc., a lo que este año se ha unido un dron que ayudará en las tareas de localización y salvamento.

Juan Bermúdez, alcalde de Conil, manifestó su compromiso por “lograr que todas las
personas que deseen disfrutar de nuestras playas puedan hacerlo en condiciones óptimas, incluso si acuden solos a ellas.

No podemos decir que se trate de un objetivo cumplido, ya que deberemos hacer mejoras continuas, no creo que sea un proceso que pueda cerrarse, ya que los obstáculos a veces son difíciles de apreciar por personas a las que no les afectan, y allí donde unas personas ven un momento de disfrute, otras pueden ver una barrera insalvable.
Por eso nos gustaría contar con los propios usuarios, que nos manifiesten qué obstáculos
encuentra, o qué incidencias, o si pueden, sugerir mejoras.

En ocasiones las mejoras solo dependen de pequeños cambios o detalles que, como he dicho, a las personas que no estamos afectadas por esa dificultad no es difícil percibir.
Un ángulo mal calculado, por ejemplo, en una pasarela o en un módulo o servicio puede impedir que una persona disfrute de nuestras playas en las mismas condiciones que otra, e impedir que esto pase debe ser un compromiso de cualquier Administración.

Es un largo camino, pero puede conseguirse, a veces con un esfuerzo mínimo, otras realizando una mayor inversión, pero necesaria. Las playas, en las que tan buenos momentos pasamos muchas personas, pueden ser un entorno realmente hostil para personas con distintas capacidades.

Con su ayuda podremos convertirlas en lugares amables y acogedores para estas personas también”.

El alcalde se refirió también a Bateles como el centro de ese compromiso “nos
encantaría poder implicar en el proceso a todas las playas y calas de Conil, pero debido a nuestra orografía muchas de ellas no pueden ser accesibles de la misma forma que playas más urbanas, como Bateles, Fontanilla o Roche. Bateles reúne las condiciones óptimas por su acceso, así que centramos en ella la mayor parte de los servicios, lo cual no quiere decir que no vallamos aplicándolos a las otras.

Ya que en muchas hay limitaciones por ser acantilados o por sus dimensiones, considero que debemos comprometernos y ponerlos en marcha en aquellas donde sí es posible para garantizar los derechos de todas las personas, sea cuales sean sus capacidades”.

Fruto de este compromiso, en este caso con las distintas capacidades cognitivas y
también infancia, una de las próximas medidas del Ayuntamiento será señalizar mediante grandes dibujos los puntos de encuentro y referencia en caso de pérdida, así como proseguir con la señalización en playas del proyecto “Conil se señala con pictogramas”, pensado para personas con T.E.A. y dificultades en la comunicación o lenguaje.

Así mismo, como se ha indicado en palabras del alcalde, se invita a las personas afectadas que manden sus sugerencias o notificación de incidencias al correo de la delegación de Turismo, turismo@conil.org, desde el que serán derivados al departamento correspondiente y estudiado su viabilidad, o solucionada la incidencia, en aras a hacer la estancia en las playas más agradable.

Comenta esta noticia de Redacción Sur