Con motivo de la publicación del informe social para España de la Comisión Europea, Save the Children advierte de que la infancia en nuestro país es uno de los colectivos más afectados debido a la falta de compromiso por parte del Ejecutivo a la hora de seguir las recomendaciones de la Comisión, advertencias que lleva realizando en diferentes informes desde 2011.

Según el informe, la Comisión señala los grandes desafíos que enfrenta el país en áreas fundamentales. Entre ellos, la desigualdad de ingresos que, aunque se ha estabilizado, sigue siendo alta. La tasa de abandono escolar temprano ha experimentado una leve mejoría, pero, nuevamente, sigue estando en niveles muy por encima de la media europea. Esto, añadido al fuerte impacto de la pobreza entre niños y niñas, afecta de manera profunda a la igualdad de oportunidades. El impacto de las políticas sociales en la reducción de la pobreza es débil.

Nuevamente, la Comisión Europea advierte de las altas tasas de riesgo de pobreza y exclusión social para niños, niñas y adolescentes que, aunque ha disminuido levemente, sigue siendo una de las más altas de la UE. Entre los niños cuyos progenitores trabajan, el riesgo de pobreza se encuentra entre los más altos de la Unión Europea (22,8%), este porcentaje aumenta si sólo uno de los padres está trabajando (42,7% en 2016, 3.2 puntos más que en 2015).

El informe refleja también la alta tasa de abandono escolar (18,3%) que, aunque se reduce, permanece entre las más altas de la UE y aumenta su incidencia sobre grupos especialmente vulnerables. El peso del origen socioeconómico en el éxito educativo en España hace difícil la reducción de la desigualdad dado que el bajo nivel educativo incrementa el riesgo de pobreza y exclusión social. El informe remarca también los escasos avances a la hora de abordar las disparidades entre comunidades autónomas en cuanto a abandono escolar e inversión educativa.

Por otro lado, la Comisión recalca de nuevo las escasas prestaciones orientadas a las familias. La protección social para las familias sigue siendo escasa y fragmentada. El impacto de las ayudas sociales en la reducción de la pobreza infantil está por debajo de la media de la UE debido, principalmente, al bajo nivel de gasto en beneficios para los hogares con menores a cargo.

Entre los meses de abril y mayo la Comisión publicará las recomendaciones específicas para cada país, y estarán alineadas con las prioridades que se han marcado en el informe social para España.

“Esperamos que esta vez España sí asuma las recomendaciones de la Comisión Europea y reconozca a la infancia como una prioridad política y una cuestión de Estado. La lucha contra la pobreza infantil, el abandono escolar y la desigualdad deben abordarse de manera urgente”, señala Andrés Conde, director general de Save the Children.

Comenta esta noticia de Redacción Sur