Los datos de personas que padecen Alzheimer a nivel mundial son alarmantes. Según la organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente unas 47 millones de personas padecen esta enfermedad. Y esto no es lo peor. Cada año se registran cerca de 8 millones de nuevos casos. A este ritmo, se estima que, para el año 2013 el número de afectados con la enfermedad del Alzheimer se sitúa en 75,6 millones de personas, y para 2017 se prevén 135,5 millones de afectados. No es de extrañar que, teniendo en cuenta estas terribles cifras, el Alzheimer sea considerado como la nueva epidemia del siglo XXI.

Pero, ¿por qué el número de afectados no deja de crecer? ¿qué está ocurriendo en nuestra sociedad?

Según numerosos estudios, y pese a no existir aún una cura para el Alzheimer, está demostrado que nuestros malos hábitos de consumo, así como el sedentarismo que se ha implantado en gran parte de la población, se sitúan entre las principales causas para que la enfermedad se extienda.

Un gran porcentaje de la población no realiza ningún tipo de actividad física. Las horas que pasamos sentados en el trabajo son muchísimas, y no ayuda que los casos de depresión están aumentando. Se trata de un círculo vicioso difícil de parar.

A esto hay que sumar que cada vez comemos peor. Los restaurantes de comida rápida y los precocinados no dejan de aumentar, por lo que nuestro sistema inmune se ve cada vez más resentido. Tampoco ayuda el gran consumo de azúcar refinado y grasas consumidas. El hecho de tener poco tiempo para dedicarnos a uno mismo y poco dinero para acceder a productos de calidad, hace que elijamos cada vez más el consumo fácil y rápido.

El exceso de estrés al que se ven sometidas multitud de personas en su día a día, por presiones en el trabajo, por estar pasando por dificultades económicas, por no conseguir sentirse plenamente realizados, junto con la falta de sueño, nos hace más propensos a padecer esta enfermedad.

Fosfatidilserina: previene el alzheimer y mejora la mejora transmisión de señales nerviosas de nuestro cerebro.

Es muy importante mantener el estrés alejados de nosotros. Para ello existen diversos complementos, como la fosfatidilserina, que junto con la práctica de deporte y una alimentación equilibrada, nos harían menos propensos a padecer Alzheimer con el paso de los años.

Comenta esta noticia de Redacción Sur